miércoles, 1 de febrero de 2012

NO PERDER EL TREN. APRENDER DE LOS ERRORES


Cuando hablamos de aprovechar las oportunidades solemos utilizar la metáfora de "subirse al tren", o de "no perder el tren". Es fácil darse cuenta, cuando ha pasado el tiempo, de las oportunidades que perdimos, o que no aprovechamos. Al recordarlas suelen venir a nuestra cabeza frases como "…si no hubiera actuado así", "…si hubiera aprovechado mejor el tiempo", "…si me hubiera esforzado más",... En todas ellas reconocemos nuestra parte de responsabilidad en algo que no hicimos como nos hubiera gustado y que pagamos las consecuencias de aquel error. Esta reflexión casi siempre viene acompañada por "...si volviera atrás...", "...si estuviera de nuevo allí..., haría las cosas de manera distinta".
Es fácil darse cuenta de errores cometidos en el pasado porque podemos comprobar las consecuencias de nuestras decisiones. Sin embargo y, como el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, no solemos utilizar nuestros errores para aprender de ellos y evitar repetirlos en el futuro. Y esta lección es vital a la hora de afrontar con éxito programas formativos de segunda oportunidad. Tengo que hacer las cosas de manera diferente para obtener un resultado distinto. En definitiva, "tengo que reflexionar y aprender de mis errores".
Además, observo también que es más fácil criticar, e incluso aconsejar a los demás que aplicarse el cuento uno mismo. Porque muchas veces, sin querer darnos cuenta, estamos repitiendo una y otra vez los mismos, o muy parecidos, errores. Con mis alumnos pasa muy a menudo que muestran arrepentimiento y hasta cierta culpabilidad por no haber conseguido completar sus estudios obligatorios, pero al mismo tiempo continúan repitiendo esquemas de comportamiento que les llevan a continuar cosechando fracasos. Es más fácil encontrar una buena excusa que justifique tus resultados que asumir nuestra responsabilidad y esforzarnos por superar nuestras metas.
Es por ello que a la hora de comenzar con un grupo y plantear este tipo de reflexiones utilizo un cortometraje (bastante antiguo) que plantea estas ideas de manera muy evidente. El corto lleva por título "el columpio" y plantea los temas de la falta de decisión e iniciativa, de que no sabemos lo que pasará si no lo intentamos, de que de nada vale arrepentirse después, de que nada se pierde por intentarlo, etc. En fin, creo que es una buena manera de comenzar a andar con un grupo nuevo, haciéndoles reflexionar sobre la importancia de aprovechar desde el primer minuto la nueva oportunidad que tienen. La importancia, en definitiva, de aprender de sus errores.



Al igual que en la entrada anterior pasaba con el corcho del inspector, con este corto intente comentar con mis alumnos sobre Koque Malla y "Los Ronaldos", sobre Ariadna Gil y "Belle epoque", sobre Garci y su Oscar,... al final llegue a la conclusión de que me estoy haciendo mayor. Parezco el "abuelo Cebolleta" contando batallitas !!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ENTRADAS RELACIONADAS:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...