jueves, 11 de octubre de 2012

SEMILLAS DE ILUSIÓN.


¡¡Por Dios, nadie puede darle un tranquimazin a este hombre!! Os prometo que fue lo primero que pensé cuando vi la intervención de Stephen Ritz, el profesor (no agricultor), del Bronx en uno de los vídeos de TED. Al final del vídeo uno llega a la conclusión que en vez de medicarlo a él, quizás fuese más conveniente hacernos transfusiones con su sangre, y contagiarnos una mínima parte de la energía y la vitalidad que destila este profesor (no agricultor).

Para alguien como yo que ha trabajado en formación a través de proyectos como el de Escuelas Taller, es fácil compartir las emociones y el entusiasmo de Stephen. Los alumnos aprenden haciendo, esta es la filosofía que rige nuestros proyectos, pero lo más impresionante de todo, lo más potente de todo es que los alumnos aprenden a ser haciendo. Este es el verdadero potencial de la formación basada en proyectos. Consiga que sus alumnos se involucren, se comprometan, se impliquen, se sientan protagonistas de aquello que hagan, consiga que experimenten la agradable sensación de formar parte de un todo, la experiencia de contribuir, de ser tenidos en cuenta, no importa haciendo qué, esto es secundario, y habrá conseguido personas sanas y felices de por vida. Tan simple,… tan difícil.

No es lo que haces, es lo que aprendes haciéndolo, y no se trata de una habilidad, sino de una actitud, de un valor. No es lo que enseño, es lo que transmito. No aprendemos lo que estudiamos, sino lo que experimentamos, lo que sentimos. Seguramente no es un aprendizaje que se mida con un examen escrito, pero con toda certeza es una semilla que germinará con fuerza en el futuro inmediato.

Me encanta este tipo, “soy el estudiante de 6º grado más viejo de la historia”-dice, y debe ser cierto por conforme va vestido! Para mí toda una declaración de principios de alguien que comienza cada mañana con la ilusión de aprender algo nuevo. “Hoy estoy aquí con la esperanza de que mis logros excedan mi entendimiento”. Esta ultima yo la tuve que repetir varias veces para entenderla. Una oda a la potencialidad.

Otra de sus frases: “los niños no deberían tener que irse de sus comunidades para vivir, aprender y ganar más en otra comunidad mejor”. Quizás sacada de contexto, pero la sorprendente pasividad con la que observamos como nuestros jóvenes más preparados se marchan a buscarse el futuro fuera me deja helado. Apliquemos la filosofía Ritz y busquemos la semilla que los arraigue aquí, inventemos proyectos que los ilusionen, que los impliquen, que los involucren, plantemos un futuro juntos. “¡Si se puede!”- Stephen lo dice en castellano, ¡por algo será!

Os dejo el enlace para disfrutar de su apasionada intervención. Recordad, no es un agricultor, ¡es un PROFESOR!

Enlace a la página oficial de TED Manhattan para poder ver el video con subtítulos en castellano. (pinchar aquí)
  



¡FELIZ REFLEXIÓN!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ENTRADAS RELACIONADAS:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...