miércoles, 25 de septiembre de 2013

MÁS ALLÁ DE LA INSTRUCCIÓN.

Desde el momento en que se había informado del tema de la charla y se había confirmado el nombre del ponente, la expectación había ido en aumento. Varios minutos antes de la hora prevista la sala había agotado su aforo y las últimas personas en llegar tendrían que quedarse de pie para poder escuchar el discurso. Sin duda todo un éxito para los organizadores.

El conferenciante, un reconocido profesor, acudía precedido del éxito de ventas de su último libro, en el que desgranaba consejos sobre cómo educar. No era de extrañar por tanto, que el salón de actos estuviera completamente abarrotado de parejas expectantes. La gran mayoría de ellos albergaban la esperanza de que el ponente les revelara aquella tarde una de esas “recetas mágicas”, una “llave maestra” para salir airosos en el difícil arte de educar a los hijos propios (ya se sabe que con los ajenos todo es siempre más fácil). Pasados veinte minutos de la hora señalada el conferenciante tomaba la palabra mientras se hacía un rápido silencio en la sala.

El profesor se acercó al estrado, abrió el libro que portaba por una página previamente marcada y empezó a leer, deteniéndose unos segundos entre cada frase: “Empiecen la disciplina a temprana edad. Aclaren bien las reglas y refuércenlas de inmediato y con consistencia. Refuercen la obediencia con palmaditas y con frases como “¡Qué buen chico! O ¡Eres una buena chica!”, y después de disciplinarlos, díganles que los quieren y que lo hicieron por su propio bien”. Terminada la cita cerró el libro y permaneció unos segundos en pie observando al auditorio.

La mayoría de los asistentes cabeceaban afirmativamente mostrando su acuerdo con el texto escuchado, intercambiaban breves comentarios seguidos de gestos de aprobación y se mostraban satisfechos con el arranque de la sesión. Sin duda aquella mezcla de disciplina, normas claras y refuerzo positivo, marcaban los pilares de un modelo educativo bien definido. El arranque de la sesión estaba a la altura de las expectativas del auditorio. Unas pocas caras, sin embargo, mostraban cierta desilusión, la esperanza de fórmulas mágicas parecía desvanecerse.

Acallado el murmullo inicial el profesor tomó nuevamente el libro y cerrándolo mostró la portada al público, al tiempo que repetía en voz alta su título: Cómo entrenar a su perro doberman. Esta vez el asombró dejó la sala nuevamente en silencio. Nadie comentaba. Algunos asistentes se acomodaron de nuevo en sus asientos. Tal vez las sorpresas no habían hecho más que empezar.

La anécdota del conferenciante está basada en un hecho real protagonizado por el profesor Norm Lee y citado por Rosa Jové en su “Ni rabietas ni conflictos”.

Educar es ir más allá de la simple instrucción, ir más allá de la simple aplicación de los principios conductistas del palo y la zanahoria. Penalizamos las conductas a extinguir y reforzamos los comportamientos adecuados. Con esta simple ecuación creemos controlar el rumbo de la educación de nuestros pequeños. Sin embargo, a pocos se nos escapa que una educación eficaz no puede quedar reducida a tal nivel de simplicidad. Definitivamente educar no es adiestrar.

Educar es una tarea complicada que huye de simplificaciones y de magias. No existen fórmulas universales aplicables a cada niño y cada situación. Lo que hoy funciona, mañana puede que no, y quizás sea por ello por lo que educar a nuestros hijos es el reto más apasionante al que nos enfrentaremos nunca.

Más allá de la instrucción, más allá del aprendizaje como mecanismo de adquisición de conocimientos y habilidades, encontraremos el amor incondicional de los padres, de los maestros, de los cuidadores. El lugar donde el refuerzo y el cariño no se muestran condicionados al buen comportamiento (¡buen chico!). No los queremos y apreciamos por lo que hacen o dejan de hacer, sino que los queremos por lo que son. Ese respeto incondicional marca la diferencia entre el enseñar y el educar.


¡FELIZ REFLEXIÓN!

16 comentarios:

  1. Muchas gracias por el post y enhorabuena por el blog!

    ResponderEliminar
  2. Y ES QUE, A FIN DE CUENTAS, EDUCAR (GUIAR POR EL CAMINO EN LATÍN), ES DAR LA MANO, ABRAZAR Y ENSEÑAR LOS CAMINOS, NO EL NUESTRO, SINO TODOS. Y SOBRE TODO, ESTAR DISPUESTO A ARAÑARSE LAS PIERNAS , SEA CUAL SEA EL CAMINO QUE HAYAN ELEGIDO, ACOMPAÑANDO A NUESTROS HIJOS CUANDO LO NECESITEN O REQUIERAN.
    GRACIAS POR LA LECCIÓN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía el significado en Latín y me gusta. Aunque más que guiar prefiero la palabra acompañar, aunque sea un trozo de ese camino, porque ya se sabe que luego los hijos crecen y toman otros caminos. Pero al menos la parte del camino compartido que sea un paseo agradable y que recordemos siempre con cariño.

      Respecto a lo de "arañarse las piernas" creo que lo que hay es que estar preparados para que nuestros hijos se las arañen, y esto, es mucho más doloroso.

      Muchas gracias por tu reflexión Cecilia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. En horas de la mañana y teniendo un sistema nacional instructivo, un artículo bueno y sencillo alimenta la esperanza y las ganas de cambiar los viejos paradigmas de la educación.
    Abrazos
    Manuel Martínez Mendoza

    http/educadoresalternativos.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia sí, las escuelas suelen ser bastante instructivas. Lo importante es aprender (cuanto más mejor y sin cuestionar lo que se aprende) y, por supuesto, obtener una buena puntuación en el examen. Aunque también creo que los cambios están a la vuelta de la esquina, al fin y al cabo el mercado de trabajo ya no necesita de más sabelotodos, sino de personas creativas y con talentos propios.

      Un abrazo Manuel.

      Eliminar
  4. Cuánta razón, Miguel! Pero si aún hay profesores y padres que sólo utilizan el castigo, y jamás la recompensa, me parece "un sueño" que los haya utilizando como ingrediente básico el amor incondicional y la visión de los niños y jóvenes como "personas con entidad propia", en un sistema ideado para producir "obedientes trabajadores y consumidores".
    Ojalá los cambios estén cada día más cerca...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que una de las consecuencias colaterales de esta crisis, una de las pocas positivas, será un replanteamiento de nuestros modos de educar. La educación tradicional se demuestra ineficiente a la hora de preparar a los jóvenes frente a una sociedad en continuo cambio y esto provocará que busquemos formulas alternativas más acordes con las demandas del escenario laboral. Esto supondrá en nuestro caso ir más allá del aprendizaje de idiomas como vía de salida para trabajar en otros países. Se requiere un cambio metodológico urgente.

      Un abrazo Bea, gracias por tu aportación.

      Eliminar
  5. Hola,

    Esta anecdota me ha parecido muy instructiva.
    Se nota que eres un/a docente de vocación ya que tienes mucho que decir, y lo dices de manera conciliadora y sencilla. Me gusta.

    Desde ahora te sigo para ver tus entradas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario UTLA. Es un placer tenerte por aquí y contar con tu presencia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy buena reflexión. La anécdota me pareció genial. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Y es que los primeros educadores somos los padres y así como la educación escolar es instructiva, así también había venido dándose la educación paterna, el cambio debe estar primero en los padres, no seguir los modelos que tuvimos, sino enfrentar este mundo cambiante y preocuparnos por saber guiar a nuestros hijos, es por ello que me esta gustando mucho este blog que hoy apenas descubrí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto. Los principales educadores, las personas de referencia para el niño somos los padres. Y la única forma de educar es desde el ejemplo y la coherencia entre nuestras palabras y nuestros hechos. Nadie puede ofrecer aquello que no tiene.

      A pesar de ello creo que no podemos conformarnos e intentar cambiar el paradigma educativo para que abandone esas posiciones instructivas, cada vez más innecesarias en el momento actual y evolucione hacia una educación emocional y de las actitudes, relacionada más con el ser que con el saber.

      Saludos Dian.

      Eliminar

ENTRADAS RELACIONADAS:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...