lunes, 30 de enero de 2012

PREPARADOS.

Bajo el irónico título de pre-parados el periódico El País publicó durante más de un año una serie de artículos que retrataban las dificultades de los jóvenes españoles para enfrentarse al mercado de trabajo.
Gracias a este interesante trabajo podemos conocer de primera mano las caras, las historias y los sentimientos que se esconden detrás de las frías estadísticas. Porque lo que las cifras nunca llegaran a mostrar es ni la ilusión ni la frustración, ni la esperanza ni la tristeza que experimentan cada uno de estos jóvenes a la hora de plantearse el futuro.
Algunas veces en clase hemos reflexionado sobre estos valiosos testimonios, tratando de aprender asomados a la realidad de las vidas de otras personas con las que compartimos inquietudes y esperanzas. Observamos a través de estas historias como no hay recetas mágicas y que no es oro todo lo que reluce. Muchos tuvieron que salir de España en busca de un futuro laboral, al menos estable, pero no todos encontraron lo que les prometían. Muchos prefirieron mentir en sus curriculums avergonzándose de máster y postgrados para poder acceder a trabajos de poca cualificación, y ni con esas...algunos apostaron por la ilusión de un nuevo proyecto y si no lo consiguieron, al menos les quedó el consuelo de haberlo intentado, de morir con las botas puestas.
En España encontramos hoy una generación de jóvenes "inetiquetables" donde convive la generación más formada de todos los tiempos, más abierta al mundo que nunca, con la generación con mayor índice de abandono y fracaso escolar. Y a todos ellos, sin excepción, ha golpeado la crisis.
Preparar, formar para el futuro implica que los jóvenes estén capacitados para afrontar el momento que les ha tocado vivir. Formar en años de bonanza económica, donde cualquiera con unas mínimas ganas y aún menos conocimientos encontraba trabajo no ha tenido demasiado mérito. Formar en las actuales circunstancias, sobre todo a los jóvenes, es un reto sin precedentes y una responsabilidad titánica a la que solo cabe enfrentarse desde el esfuerzo y con honestidad.
Seguramente el mercado laboral español ha influido pervirtiendo al sistema educativo, seguramente las familias han hecho dejadez en sus controles y han delegado en otros la educación de sus hijos criminalizando a los profesores, seguramente los partidos políticos no han tenido la altura de miras necesaria para encontrar los necesarios acuerdos, seguramente los profesores han actuado de forma egoísta y han dejado que el funcionario fagocitará al vocacional maestro, y seguramente y sobre todo los jóvenes han atracado impunemente un sistema que les brindaba todo tipo de facilidades y oportunidades. Como dice el dicho "entre todos la mataron y ella sola se murió".
No es hora de perder más el tiempo buscando culpables, es hora de arrimar el hombro y de que cada uno desde su parcela empiece a aportar lo mejor que tenga, porque si no no saldremos nunca de esta.

Dejo aquí el enlace a la serie de artículos preparados, sin duda un verdadero libro de texto del que aprender para el futuro, y agradecer a todas aquellas personas que compartieron su historia por la posibilidad que ofrecen de aprender de sus aciertos y de sus errores.
http://www.elpais.com/especial/preparados/?page=1&np=177&

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ENTRADAS RELACIONADAS:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...