martes, 24 de enero de 2012

ELEFANTES (I)

Una de las primeras historias que suelo contar a mis alumnos es el cuento del "elefante encadenado" de Bucay. Últimamente incluso llevo el cuento ilustrado por Guti y se lo cuento como si tuvieran 6 años, (mis alumnos suelen rondar los 18). Creo que no hay edad para disfrutar y para aprender de los cuentos. Creo que la frase "Erase una vez ..." debe tener algun poder mágico que hace que inmediatamente después de oirla toda nuestra atención se concentre en lo que va a venir a continuación.




Como decia me gusta comenzar con esta historia porque ejemplifica muy bien la manera en la que me gusta ver a los alumnos: son enormes elefantes atados a pequeñas estacas. Hay que ver en los alumnos sus potencialidades, no quedarse con la más visible, con sus limitaciones. Solo así se puede construir un verdadero proceso de enseñanza-aprendizaje. Solo desde este supuesto podemos construir y podremos provocar cambios. Es importante que los alumnos también se crean elefantes, que crean en sus posibilidades y que hagan el esfuerzo por aprender. Nada se aprende sin iniciativa. Nada que merezca la pena se consigue sin esfuerzo.


Uno de los primeros retos a afrontar por los profesores es que sus alumnos crean en si mismos, si no tienen la confianza suficiente no podrán aprender. Como el elefante del cuento de Bucay, si no lo intentan nunca sabran hasta donde pueden llegar. Por nuestra parte es necesario crear ese ambiente de confianza, animarles a intentar las cosas con fe en sus posibilidades, borrar de su mente la idea de que "no van a ser capaces" solo porque alguna vez lo intentaron y no lo lograron. Muchos de nuestros alumnos, sobretodo los que han experimentado el fracaso escolar padecen una especie de indefensión aprendida por la que renuncian a intentar nada que suene a académico ya que no guardan buenas experiencias de estos trabajos. Es importante darles ese ánimo necesario, ese primer empujón para que su esfuerzo sea un intento valiente y convencido de que la situación es diferente y esta vez si lo van a conseguir.


Os dejo la historia del elefante, aunque os recomiendo que consigáis la versión impresa en formato de albúm ilustrado. EL ELEFANTE ENCADENADO.Jorge Bucay, RBA LIBROS, 2008. ISBN 9788479016661


Cuando yo era niño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, lo que más me llamaba la atención era el elefante.
Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de su peso, tamaño y fuerza descomunal… pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.
El misterio era evidente: ¿Qué lo sujeta entonces?. ¿Por qué no huye?
Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapa porque estaba amaestrado.
Hice entonces la pregunta obvia: “Si está amaestrado ¿por qué lo encadenan?”
No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca… y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta.
Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta:
El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.
Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.
Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía…
Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a sus destino.
Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree que NO PUEDE.
Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer.
Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo.
Jamás… jamás… intentó poner a prueba su fuerza otra vez…
Vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad… condicionados por el recuerdo de «no puedo»… Tu única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento todo tu corazón…
JORGE BUCAY

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ENTRADAS RELACIONADAS:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...