viernes, 14 de septiembre de 2012

LAS BASES DE LA NUEVA EDUCACIÓN

El pasado mes de agosto se estrenó el documental argentino “la educación prohibida”. Aunque desde hace bastante tiempo ya circulaban por la red varios videos a modo de aperitivo, desde mediados del mes pasado se puede ver el documental completo. La película acierta a la hora de mostrar muchos de los problemas y las carencias que tiene el actual sistema educativo y se convierte así en un documento de reflexión imprescindible para todos aquellos interesados en el mundo educativo (profesores, políticos, padres y alumnos).
La película a la que se le puede reprochar su excesiva duración (cerca de 2 horas y media), y su enfoque excesivamente parcial y sesgado, es un conjunto de testimonios y opiniones de diferentes profesionales del mundo educativo. Utilizando una metáfora médica, desde mi punto de vista el documental presenta un muy acertado diagnóstico, aunque un difuso tratamiento.
Siguiendo con el símil sanitario, la educación actual está aquejada de graves dolencias. Esta afirmación cada vez nos extraña menos, cada vez son más los autores que alzan su voz crítica contra el actual sistema educativo,  tachándolo de obsoleto y desfasado en el mejor de los casos, e incluso de contraproducente y nocivo. ¿Cómo si no se pueden calificar las opiniones de Ken Robinson cuando dice que “las escuelas matan la creatividad”?
Durante cientos de años creímos en la utopía de que la educación era la palanca capaz de mover y cambiar el mundo, de transformarlo y hacerlo más justo (“la educación os hará libres”).  Sin embargo,  la realidad nos mostró una educación acomodada, aburguesada, poco revolucionaria y que prefiere apostar por el camino fácil y sin sobresaltos. ¿Cómo explicar sino que esta sea una de las actividades humanas que menos ha cambiado con el paso del tiempo? La educación ha servido las más de las veces como instrumento de control al servicio de las necesidades políticas y económicas de cada sociedad, más que como elemento de cambio y evolución. Así la educación se entiende más como instrucción, como adiestramiento y menos como proceso formativo integral.  La educación así entendida es más consecuencia que causa.
El sistema educativo debe asumir las responsabilidades derivadas, no sólo de los elevados índices de fracaso escolar de los alumnos que abandonan el sistema sin haber superado los contenidos mínimos, sino también del cada vez más creciente porcentaje de descontento y de frustración entre los alumnos que sí finalizaron con éxito sus estudios y que ahora se sienten estafados y engañados al no encontrar una rentabilidad al esfuerzo realizado. La consabida premisa del “estudia para ser alguien en la vida, para tener un buen trabajo”, que nos empujó a tantos por la pirámide educativa empieza a hacer aguas por todos los costados. La pregunta flota en el aire: ¿cuál es la utilidad de la mayoría de los contenidos que aprendemos (memorizamos) en la escuela? ¿Para qué sirven?
Una de las ideas más contundentes del documental es la descripción que realiza uno de los protagonistas al definir la educación como el espacio en el que el mapa remplaza al territorio. Esta definición utiliza una de las ideas básicas de la PNL donde el mapa es la representación que hacemos de la realidad y el territorio es la realidad misma (ya comente esta idea en el blog). Así entendida la educación se convierte en una entelequia, en un mundo paralelo, en una ficción alejada de la realidad. Lo que aprendemos en la escuela, lo que reflejamos en los boletines de notas y medimos con los estandarizados tests de inteligencia, sólo tiene validez en el mundo educativo, sólo es predictor de nuestro éxito académico, pero poco o nada tiene que decir con respecto a nuestro éxito en la vida real. ¿Hasta qué punto esto no es una estafa?
La sociedad cambia a pasos agigantados y obliga al sistema educativo a redefinirse y reinventarse. La educación de la próxima década tendrá poco que ver con la que ahora conocemos. La revolución ya ha comenzado y es imparable.  Cada sociedad necesita de un modelo educativo propio, y la nueva sociedad ya no requiere de estandarización y homogenización, sino de originalidad y talento. El cambio es inevitable, la lástima es que no hayamos sido capaces de anticiparnos y generarlo desde dentro. De todas formas tendremos la suerte de vivir unos años intensos en los que la educación renacerá, se reinventará. Lo que esta nueva educación se plantee está en nuestra mano y, “la educación prohibida” es un magnifico conjunto de propuestas e ideas.
Finalizó la entrada de hoy invitando a ver el documental completo, desde la reflexión y desde la crítica, y proponiendo una de las frases citadas en el documento como semilla de esta nueva educación: “Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas” Paulo Freire.


¡FELIZ REFLEXIÓN!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ENTRADAS RELACIONADAS:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...